Tengo un compañero en la pega que siempre saluda de acuerdo al día, estilo community manager; “miércoles, mitad de semana”, “oye pero ya es viernes” y, por supuesto, “COMO DÍA LUNES, ¿O NO?” (sería más chistoso si lo conocieran).

En fin, ¿cómo están? ¿COMO DÍA LUNES? Me imagino que sí, así que acá les comparto algo para alegrar la semana: YAOI. Igual transversal para cualquier día de la semana y cualquier estado de ánimo. Empecemos con estas recomendaciones que nadie acá se está haciendo más joven:

1) Ganbare! Nakamura-kun!! – Syundei

Ah, I see you’re a man of culture as well.

Hacía mucho que un manga no me hacía reír tanto. Ganbare! Nakamura-kun!! es muy atípico en cuanto al “género” yaoi, que realmente no debería ser género, pero todas entendemos los clichés y lo repetitivos que pueden ser. Este manga se trata sobre que a Nakamura le gusta su compañero de clases, Hirose, pero mantiene la narrativa y el humor de un manga cualquiera, fácilmente podría ser Ranma 1/2 o School Rumble.

Lo malo es que se queda donde la mayoría de los mangas se quedan: NADA. Tengo que advertirles, no hay NI SIQUIERA UN BESO en los 11 capítulos (que, a todo esto, son muy cortos) y, al parecer, está terminado. No tengo idea qué onda, porque el final no es para nada concluyente ni satisfactorio.

Igual opino que vale la pena leer.

Acá la Vampi, yo y una loca con lentes.

2) Kamisama no Uroko – Hinohara Meguru:

En cuanto a humor, este manga va solo un poquito atrás del anterior. Tiene algunos chistes muy buenos, pero también drama y romance, aaaw. Bueno, sobre todo tiene fantasía, porque se trata del gran dios dragón del agua al que le prometieron que  si hacía llover, se podría llevar a la “hija” de la persona de esposa. Resulta que al venir a cobrar, se encontró con que era un hijo, pero le dio lo mismo porque así son los dioses dragones.

Acá una escena de la que todavía estoy riéndome:


Los dibujos son preciosos y la trama va muy profunda en los dramas familiares y la autoestima. Lamentablemente, recién van en el capítulo 3, así que todavía no se resuelve nada. Hay que estar atentas a las actualizaciones.

3) Nemuri Otoko to Koi Otoko – Zariya Ranmaru:

SOLO PARA VALIENTES. Este manga es completamente explícito, hardcore y SIN CENSURA. Ahora si ustedes, queridas fujoshis, tienen ya la vista entrenada para estas maravillas, entonces lo sabrán apreciar y disfrutar mucho. Se sabe que Zariya se maneja perfecto en anatomía y este manga no es nuevo; el tema está en que se suponía que era one shot y hay un tercer capítulo.

La trama empieza ruda, pareciera ser puro drama. Royce (o Lois) sólo busca a Jude cuando está dormido porque tiene una extraña enfermedad donde es como sexópata sonámbulo (sorry, demás es una enfermedad real, PERO DE VERDAD SUENA A EXCUSA DE PORNO NIVEL VENGO A LIMPIAR LA CAÑERÍA). Jude está súper enamorado. Royce no cachando una.

Y el tercer capítulo es… tan… ¡doméstico! Es precioso, una maravilla, 14/10, se lo voy a contar a la Vampi en el próximo cafecito.

HAZTE EL HUEÓN, ROYCE.

4) Their story – Tan Jiu:

Y porque no solo vive de yaoi una, acá les presento uno de mis yuris favoritos: Their story (que me recomendó Glenn, aaaw, Glenn es tan bacán).

Aunque la historia podría considerarse lenta, creo que tiene el ritmo perfecto si se lee con tranquilidad. La gracia es que cada situación, por gratuita que parezca, va mostrando la personalidad de los personajes y se nota que la autora (o autor) los construyó con cariño y detalles. Además, aportan en cotidianidad, todo lo que pasa se siente cercano, logra transportarte a la vida en el colegio y hacerte recordar lo que se siente que te guste una compañera.

Yup, been there.

Así que es un 20/10, por favor léanlo. No está terminado, pero sí TENEMOS UN BESO, SEÑORAS Y SEÑORES, FUJOSHIS Y FUDANSHIS. NO-SE-LO-PIERDAN.

Y eso por mi parte. ¿Por qué no me recomiendan ustedes un manga, así como para variar?