Ayer me topé con este corto documental, cortesía de un tweet de mi amiga Gisse, llamado ‘I needed color’, en él se muestra la faceta de pintor de Jim Carrey y resulta muy interesante e inspirador ver cómo se conecta con el arte haciéndolo, además de una práctica para expresarse, una medicina que libera, sana e independiza.