Empecé sabiendo lo que había visto en Twitter, que se trataba de una mujer con depresión que, más o menos, aprende a quererse a sí misma y cuidarse, aunque la parte de ser lesbiana no me encajaba mucho. Me di cuenta que ya había leído las primeras páginas, porque sabía que contrataba una prostituta.

A todo esto, ¿advertencia de spoilers? Creo que saber lo que pasa en el manga no arruina la experiencia de leerlo, porque no tiene grandes eventos clave, tratándose sobre la historia real de la autora. Lo más interesante es lograr sentir lo que ella sentía en esos momentos, angustia y ansiedad sobre todo. De todas maneras, si son puristas de los spoilers, lean el manga primero y después pueden volver acá.

Me costó “sentir”. Es una historia que empieza fuerte de inmediato, en las primeras páginas te muestra las cicatrices en sus brazos por los cortes que se hacía. También pienso que puede ser triggering/gatillante para personas con desórdenes alimenticios, depresión, pensamientos suicidas… Lo estoy vendiendo pésimo, ¡perdón!

Es muy, MUY bueno. La autora se abre completamente transmitir lo que fue su vida antes de empezar a trabajar en sí misma, también de darse cuenta que negar su sexualidad era la raíz de todo (y ahí estaba la conexión con ser lesbiana). Incluso, no es tanto un rollo con ser gay, sino con experimentar la sexualidad y conexiones humanas sin pensar en cómo eso influiría en sus padres. Mientras lo leía, puse una barrera de inmediato: “ah no, a mí no me importa lo que piensen mis papás, no me puedo identificar, no me duele leer esto”.

Terminé el primer tomo. Filo. Buena lectura, escribe bien, aunque encuentro que pudo estar mejor estructurado y bla, bla, bla.

Pasaron las horas y seguía pensando en el manga. ¿Cómo vas a dejar de seguir tus sueños porque quieres la aprobación de tus papás? ¿Y qué habrán pensado los papás de ella cuando publicó el manga? Y qué cuático cómo le cambió toda la perspectiva cuando se dio cuenta de que quería ser mangaka…

Ya, sí, me identifiqué un montón. No he tenido desórdenes alimenticios, en verdad no he sufrido ni la mitad de las enfermedades mentales por las que ella pasó, pero sí puedo entender el ocultar con tantas fuerzas una parte de ti misma que sientes que no es apta para los demás, en especial para tu familia. ¿Por qué? Aún no sé. Siento autorreferente, una vez le dije a mi papá: “Pienso que cuando nací, ustedes se hicieron una idea de quién iba a ser. Se imaginaron que algún día iban a bailar en mi matrimonio, que iban a recibir a mis hijos y un montón de cosas más que nunca les voy a poder dar, porque salí diferente”. Mi papá me dijo que no fue así, pero lo sigo creyendo. Los papás tienen expectativas para sus hijas.

Cuando conectas con una historia, encuentras la humanidad en ella. No es necesario haber pasado por exactamente las mismas situaciones para entenderla, sentirla y aprender. Es una lectura intensa, pero muy bonita, se las recomiendo mucho. ❤️
Y si ya la leyeron, ¿qué les pareció?